Imprimir
Categoría: Noticias
Visto: 392

El Ministro de Hacienda, Santiago Peña, sostuvo que la postura del Poder Ejecutivo es la de no gravar las exportaciones de granos y advirtió acerca del impacto negativo que tendría este impuesto para la economía nacional, durante el programa “Pulso Urbano” del SNT.

 

“Hay posturas que dicen que el Ministerio de Hacienda no quiere recaudar y por supuesto que necesitamos cobrar más impuestos para poder invertir en salud, educación y seguridad, pero tampoco podemos cobrar impuestos que pueden afectar a un sector que genera trabajo en toda la cadena productiva”, dijo.

 

El secretario de estado mencionó que la postura del gobierno ha sido muy clara desde el comienzo cuando el Presidente de la República, Horacio Cartes, a poco de asumir vetó un proyecto de ley que tenía esta intención.

 

“No cuestionamos el interés de los legisladores cuando hablan de la necesidad de gravar a los grandes exportadores cuando asumen que tienen grandes ganancias, pero estos proyectos de ley finalmente van a afectar a los pequeños productores rurales”, añadió.

 

Peña expuso que lo deseable sería que no se aplique ningún impuesto a la exportación, ya sea de soja, o de cualquier otro producto en Paraguay.

 

Explicó que lo óptimo sería enfocar los controles en base a las verdaderas ganancias que tienen las industrias y exportadoras multinacionales que hacen figurar un escaso margen de ganancia para tributar el IRACIS.

 

“Tenemos que medir cuál es el precio de transferencia por el cual ellos envían sus productos al exterior, y este es un problema a nivel mundial que se está tratando de solucionar”, dijo.

 

Peña sostuvo que algunas exportadoras exportan a un precio diferente donde hay menor presión fiscal y de ahí envían al destino final, en lo que se denomina “erosión de la base fiscal”.

 

“Ellos compran por 100, venden por 101 a un lugar donde no es el destino final, como Panamá, Holanda y Uruguay, y de ahí envían a los verdaderos centros de consumo”, dijo.

 

El ministro de Hacienda, Santiago Peña, remarcó que la idea del gobierno no es aplicar un impuesto a la exportación de granos y más bien que, por encima de todo, se empiece a dar cuenta de que también es necesario hablar del nivel de cumplimiento que hay por ejemplo en el sector de producción de ganado.

 

 

En lo que atañe a los productores agrícolas, cabe señalar que en los últimos años hubo reformas en lo que atañe al impuesto inmobiliario, el IVA Agropecuario y el IRAGRO, que es un impuesto que generó un cambio sustancial no solo a la producción de soja, sino a todos los productos agrícolas y también a los sectores pecuarios.