Imprimir
Categoría: Noticias
Visto: 345

La Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO), anunció que a pesar de los bajos precios y la caída en su superficie de siembra, continuarán con el Plan Nacional de Trigo que busca proveer a los productores las mejores semillas y con el mejor potencial de rendimiento.

 

Así lo sostuvo el presidente de este gremio, José Berea, en el lanzamiento de la campaña triguera 2016 que se realizó este miércoles en instalaciones de la Cooperativa Pirapó, en el departamento de Itapúa.

 

“Este programa no ha parado y no va a parar. Es una de las prioridades que tenemos. Tratamos de elaborar nuevas variedades que sean bien acordes a nuestro clima subtropical”, mencionó.

 

El Plan Nacional del Trigo involucra a entidades privadas y públicas y tiene entre sus principales logros el haber convertido a Paraguay en un país exportador de trigo, destacó Mohan Kohli, investigador de CAPECO.

 

“Hace 12 años atrás, Paraguay producía 350.000 toneladas de trigo con una demanda en ese tiempo de 500.000 mil toneladas. Ahora nuestra producción es de 1.500.000 toneladas con una demanda de 600.000 toneladas. Es un cambio que ningún otro país ha logrado en tan poco tiempo, con los beneficios nacionales que representa para las arcas de los productores y de estado”, dijo.

 

De acuerdo a CAPECO, la tarea pendiente en Paraguay es duplicar la producción para mejorar las condiciones de exportación. Un desafío que involucra a toda la cadena y que, de acuerdo a Berea, encontrará el mejor incentivo una vez que mejore el aspecto remunerativo.

 

Mayores ingresos en exportación

 

En este primer cuatrimestre del 2016 el trigo presenta mayores ingresos en exportación con relación al mismo periodo del 2015, a pesar de que los bajos precios.

 

Teniendo a Brasil y a Uruguay como principales compradores, entre enero y abril del 2016, se exportaron 213.000 toneladas de trigo que significaron un incremento del 136% con respecto al mismo lapso del año anterior.

 

 

Este mayor flujo de embarques generó un ingreso económico FOB de US$ 36.000.000 en el primer cuatrimestre, que de acuerdo a datos de comercio exterior del Banco Central del Paraguay, representa un ingreso 89% mayor que el registrado en el mismo periodo del 2015.