La Federación de Cooperativas de Producción (Fecoprod) y la Cooperativa Colonias Unidas se unieron para el lanzamiento de la Campaña Sojera, zafra 2016-2017. Al evento realizado en el local de la Agrodinámica, distrito de Hohenau, Itapúa asistieron el vicepresidente de la República, autoridades departamentales y distritales, además de referentes del sector productivo como representantes de la UGP y Capeco.

 

El acto protocolar se inició a pasado las 10 horas de hoy 7 de setiembre, con el discurso de bienvenida del vicepresidente de la Cooperativa Colonias Unidas, Eugenio Shöller, quien además se refirió a la importancia de la realización del evento dado que es el puntapié inicial para  la siembra de un producto que tiene alta incidencia en la economía nacional y que además tiene un panorama un poco más esperanzador respecto a campañas anteriores según estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

Por su parte, el presidente de Fecoprod Edwin Reimer, indicó que con la iniciativa se busca informar mejor a la sociedad en general y a los productores acerca del mercado, sobre las tendencias, las políticas públicas del gobierno y en difundir en avances en las investigaciones de cómo mejorar la producción.

Señaló que unos 3,3 millones de hectáreas se cosecharon en la zafra anterior, que produjo 8,4 millones de toneladas, de los cuales cerca del 44%, equivalente a 3,6 millones de toneladas fueron procesados en el país. Los granos y los subproductos de la soja se exportaron, con lo cual Paraguay se coloca como cuarto exportador en el ránking mundial. Las cooperativas produjeron 1,315,000 toneladas, que representa el 16% de la producción total del país.

“Aunque los precios siguen con una tendencia a la baja para la siguiente zafra, que las refinanciaciones siguen siendo complicadas y que hay una inseguridad física latente, la siembra en hectáreas se mantendrá constante y se estará expectante a la recuperación de precios, porque el sector no podrá sostener otro año de ajustes”, indicó. Al mismo tiempo de instar a las cooperativas a orientar el producto a la industrialización.

Reimer, agregó que las dos últimas cosechas ya se tuvo que vender el producto a precios muy bajos, y desde el año pasado varios productores están arrastrando refinanciaciones de deudas comprometidas lo que dificulta el acceso a otro plan de pago y que hacen subir los gastos por intereses. Este impacto también es resentido por la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), al no percibir los impuestos esperados.

“Lamentablemente hay muchos no entendidos en el tema que hablan del fracaso del  IRAGRO, e intentan impulsar diferentes tipos de impuestos adicionales para este sector, no calculando que siempre el pequeño y mediano productor será el más perjudicado. Y hay una lógica muy entendible, los precios han bajado, lo que implica que los ingresos por exportación también, entonces y eso se reciente en la recaudación de impuestos”, explicó.

Valoró la postura del Ejecutivo en no agregar más impuestos al productor, como también la presentación de un presupuesto 2017 equilibrado, e instó a los a los parlamentarios a no distorsionarlo.

Alianza de gremios. En sus respectivos espacios de uso de palabra,  Héctor Cristaldo de la Unión de Gremios de Producción (UGP), y José Berea de la Cámara Paraguaya de Cereales y Oleaginosas (Capeco), insistieron en que contrariamente a lo que manifiestan algunos sectores, Paraguay es el país con mayor porcentaje de siembra directa y aplica buenas prácticas agrícolas.

Hablaron también de la tendencia de precios para la próxima zafra que se mantiene estable, pero que también dependerá del comportamiento del clima, una variable importante en la producción.

Apoyo al sector productivo. Una vez más Juan Afara, vicepresidente de la República expresó que el actual gobierno acompaña las iniciativas del sector productivo, y entiende la coyuntura poco favorable para la producción de granos, en donde Paraguay es tomador de precios.

“Como gobierno hemos tenido la apertura para establecer un plan de trabajo con el pequeño y con el gran productor, sin embargo, hay que ser previsores. El Gobierno entiende que el dinero genuino que ingresa a la República es a través de lo que vendemos, produciendo para el mundo, por eso hay un respeto al productor, este es un gobierno pro-trabajo”, expresó.